Entrevista a Marcelo Cabrera, gerente proyecto Parque Pümpin

Arduo y complejo ha sido el camino que el proyecto inmobiliario Parque Pümpin ha debido recorrer para iniciar obras en el tradicional Barrio O’Higgins. En primer lugar, la iniciativa debió sortear un engorroso escenario legal que finalmente culminó con un dictamen de la Contraloría General de la República que valida el permiso de construcción.

A su vez, el proyecto debió sobreponerse a una férrea oposición ciudadana, situación que, según Marcelo Cabrera, gerente del proyecto inmobiliario Parque Pümpin, cambió de manera drástica durante el último año y medio, periodo en el cual la empresa inmobiliaria asegura haber desarrollado un diálogo fluido con los representantes de la comunidad, quienes inclusive habrían alabado la construcción de un nuevo cuartel de Bomberos al interior del parque.

Aunque la iniciativa finalmente fue rechazada por la Cuarta Compañía de Bomberos de Valparaíso, Cabrera explicó que «sigue en pie, pues queremos generar el primer cuartel de Bomberos emplazado en un cerro de Valparaíso y, por lo mismo, hemos mantenido conversaciones con la Superintendencia de Bomberos y ellos nos han comunicado que existe una larga lista de compañías que les gustaría cambiar su cuartel por el nuevo del Parque Pümpin».

¿Siente que el proyecto genera consenso y apoyo por parte de los vecinos del sector?

Claro que sí, pues para nosotros lo principal fue poder realizar un trabajo de mostrar el proyecto a la comunidad de manera presencial y no a través de redes sociales. En este contexto, nosotros determinamos que existen tres grandes hitos que le preocupan a la gente: el tema forestal, los espacios públicos y los efectos de los proyectos inmobiliarios. En cuanto a lo primero, nosotros tenemos el proyecto del cuartel de Bomberos, un plan de reconversión forestal y un cortafuegos de quince metros de ancho y trescientos metros de largo que ya está construido. En cuanto a los espacios públicos, nosotros vamos a entregar la plaza Jack Davis completamente renovada, lo que equivale a un lugar como la plaza Victoria, y también un nuevo paseo peatonal. Y sobre los impactos, ese punto tiene que ver con los prejuicios que mucha gente tiene; se piensa que se va a construir una selva de cemento, pero este proyecto tiene una muy baja densidad, pues son diez hectáreas con un permiso aprobado para setecientos departamentos.

¿Actualmente existe algún requerimiento legal que pueda impedir la ejecución del proyecto?

En ese aspecto, nosotros estamos más que tranquilos, pues la Contraloría dictaminó que el proyecto está firme y sólo restan detalles para iniciar obras. En este contexto, es necesario explicar que cualquier acción para invalidar el proyecto ya está fuera de plazo, pues todo se acabó el pasado 30 de marzo cuando el permiso del proyecto cumplió dos años, pues todo acto administrativo que cumple ese periodo de tiempo toma una fortaleza jurídica infranqueable; y si hubieran existido argumentos para invalidar el proyecto, se podrían haber presentado antes, pero el proyecto nunca sumó argumentos legales que hubieran permitido una invalidación.

¿Qué relación han generado con la nueva gestión municipal liderada por Jorge Sharp?

La postura de ellos claramente ha sido no estar a favor del proyecto, por algo solicitaron la invalidación. A pesar de aquello, nosotros le hemos solicitado tres audiencias al alcalde Jorge Sharp y, lamentablemente, no nos han entregado una respuesta, y a nosotros nos encantaría poder reunirnos con ellos, pues más allá de que el tema legal esté absolutamente zanjado y que los plazos están caducados, nos interesa tener una relación cordial con el municipio para poder presentarles nuestro proyecto, que es justamente lo contrario a lo que la gente no quiere en Valparaíso, porque si fueran las típicas torres de cemento en altura, uno podría escudarse en la legalidad del proyecto, pero eso para nosotros es sólo una parte y no nos vamos a quedar conformes hasta que tanto la comunidad como las autoridades locales conozcan el proyecto y sus beneficios.

¿El proyecto debió contar con un estudio de impacto vial para la validación de su permiso?

Hoy en día el proyecto está aprobado sin la necesidad de un estudio de impacto vial; sin embargo, nosotros vamos a presentar un estudio de manera de validar mitigaciones viales para el futuro, pues se entiende que todo proyecto tiene un impacto en cuanto a los automóviles, pero también hay que dejar en claro que la mayoría de los departamentos de este proyecto tienen solamente un dormitorio sin estacionamiento, pues de los setecientos departamentos que se van a construir, solamente doscientos cincuenta van a contar con estacionamientos.

 

Fuente: El Mercurio de Valparaíso